Prácticas para fomentar una cultura organizacional de resiliencia ante la Covid-19 y otras pandemias


Un artículo publicado en Annals of Internal Medicine incide en el estrés, ansiedad y otras patologías derivadas que presentan los profesionales sanitarios que atienden a pacientes con enfermedades potencialmente mortales, como la Covid-19. Este artículo subraya la respuesta del personal sanitario (profesional y no profesional) con alto riesgo de exposición, que debe lidiar con decisiones morales, escasez de material, cambios de política repentinos, etc., que pueden constituir ira, frustración e impotencia. “Si el personal no recibe apoyo, el trauma relacionado con la Covid-19 puede causar síntomas de angustia y agotamiento y disminuir su capacidad para funcionar de manera efectiva”, afirma el artículo publicado por la Johns Hopkins University Bloomberg School.

En casos de pandemias anteriores, como el SARS, se vio que un entrenamiento preparatorio y apoyo efectivo mitigaron los eventos adversos en el personal sanitario a largo plazo. “Esto requiere que las organizaciones de atención médica apoyen la salud mental de los trabajadores sanitarios”.

Existen 3 principios estratégicos que pueden ser valiosos a la hora de dar respuesta a la pandemia de Covid-19: Proporcionar un liderazgo enfocado a la resiliencia, estructurar las comunicaciones en la crisis para proporcionar información y empoderamiento y, por último, crear un apoyo continuo del personal dentro de la organización. Los líderes deben anticipar un aumento de las preocupaciones de salud mental entre los trabajadores sanitarios en todos los niveles. Deben normalizar estos sentimientos y fomentar su expresión, abogar por el bienestar personal e identificar recursos de apoyo.

Como ejemplo de buena práctica, el Johns Hopkins Medicine (EEUU) tiene un programa confidencial de apoyo entre pares llamado RISE (Resilience in Stressful Events). RISE responde a las llamadas las 24 horas, los 7 días de la semana y brinda primeros auxilios psicológicos en persona y apoyo emocional a los trabajadores sanitarios que experimentan eventos clínicos estresantes, como una complicación inesperada o la muerte de un paciente. En los últimos 5 años, el programa se ha replicado en más de 30 hospitales de EEUU y ha ayudado a miles de trabajadores.

El enfoque que presenta el Johns Hopkins Medicine, según sus propias observaciones, es el óptimo para mejorar el bienestar y la capacidad de recuperación de los sanitarios en respuesta a la pandemia de Covid-19. Dicho enfoque, tiene el potencial de mejorar la cohesión organizacional y reducir los efectos adversos en los trabajadores sanitarios.

Autores: Albert W. Wu, MD, MPH, Cheryl Connors, BSN, MS, DNP, George S. Everly Jr., PhD

Accede al artículo completo EN ESTE ENLACE

Publicar un comentario

0 Comentarios