Por qué esta crisis es diferente a otras

Se diferencia de una catástrofe natural, un accidente múltiple grave (p.e. aéreo, ferroviario o de navegación) o las consecuencias sanitarias de un ataque terrorista por cuanto que:
  • El impacto de la pandemia ha alcanzado a todos los centros, de todo el país y a todos los países.
  • Ha provocado que todas las noticias de forma continuada se centren en la pandemia y la proliferación de noticias negativas ha sido común en todos los medios de comunicación de todo el mundo.
  • No han existido ni protocolos ni guías que establezcan cómo actuar hasta hace poco.
  • Las consecuencias persisten al distanciarse del origen del estrés.
  • Al volver a casa, el miedo a contagiar a familiares o aquellos con quienes se convive de forma continua en las distintas fases de la poscrisis.
  • La presión asistencial de forma continua tras el final de la fase más crítica de la pandemia.
  • Ha habido interrupción de la atención a pacientes durante un lapso temporal prolongado y la reorganización y asignación de nuevas tareas para las que no siempre no se ha recibido el entrenamiento adecuado han alterado el funcionamiento de todos los centros.
  • Las medidas de protección ante el riesgo que suponía la amenaza (riesgo biológico) no han estado siempre presentes, o cuando lo han estado han sido insuficientes.
  • Puede aparecer daño moral en el personal como consecuencia de la toma de decisiones no apoyada por comités de ética.
  •  Existe irritabilidad hacia sectores de la ciudadanía con un comportamiento irresponsable que puede conducir a un rebrote